Hotel Don Pepe

Inicio / N-340 / Ítems patrimoniales / Provincia de Málaga / Marbella / Hotel Don Pepe

Ítem número 3 de 62 en Marbella


Playa del Pinillo
La playa de El Pinillo se localiza en el frente litoral del municipio de Marbella, a continuación de la de El Cable, en dirección a Málaga. Esta formación litoral de 1.650 metros de longitud y 15 m...
Anterior
Siguiente

Apartamentos Skol
El edificio Skol constituye uno de los primeros grandes alojamientos turísticos que en los años sesenta propone la fórmula del aparta-hotel en la Costa del Sol. Su escala -580 habitaciones en total...
Buscar

El Hotel Don Pepe constituye el mejor ejemplo arquitectónico de la arquitectura hotelera de los años sesenta en la Costa del Sol. En contraste con los hoteles que, como el Hotel Don Carlos se pensaron como infraestructuras de la carretera, el hotel Don Pepe se construye en primera línea de playa, muy cerca del centro histórico de Marbella, siendo por tanto la costa, su acceso y su contemplación los parámetros que guiaron su implantación: el hotel se sitúa, desafinado a la normativa del momento, paralelo a la costa, ofreciendo su fachada principal al mar, y presentándose opaco en su acceso desde la carretera. Frente a las arquitecturas del espectáculo turístico guiados en muchos casos kitsch, la solidez y modernidad de la propuesta arquitectónica del Don Pepe que abordó en su momento el diseño del hotel desde todos y cada uno de sus detalles, hoy se presenta como referente frente a la vulgaridad imperante en el panorama hotelero de la costa. A pesar de la destrucción consciente por parte de Meliá de todo su diseño original interior -habiendo sido sustituido por las decoraciones anodinas y globalizadas de las cadenas hoteleras-, urge su puesta en valor a partir de las vías adecuadas para su protección con el fin de evitar que estas arquitecturas ejemplares terminen por desaparecer en el magma de la banalidad reinante.

También denominado Hotel Gran Meliá Don Pepe

Periodo
1951–1975
Relación con la carretera
Visible desde la carretera
Estado actual
Modificado
Estado de conservación
Bueno
Protección
  • Nivel 1. Edificio de Protección Integral. Categoría B (PGOU Marbella, 2010).
Accesibilidad
  • Dificultad de acceso: Bajo
  • Visita: Según horario
  • Accesible

Descripciones

  • Cuando Eleuterio Población construye el Hotel Luz Sevilla en Sevilla en el marco del Concurso de la Caja de Ahorros del Monte de Piedad, visitan el Hotel varias cadenas para su potencial explotación. Es cuando José María Mateo, de la Empresa Meliá, entra en contacto con la obra de este arquitecto y deciden encargarle un hotel en la Costa del Sol. El encargo original se trataba de un hotel de cuatro estrellas aunque tras la presentación del proyecto en fase de Anteproyecto y maqueta Meliá decide convertir el encargo en un Hotel de Cinco Estrellas. Las dimensiones de las habitaciones casualmente cumplían los requisitos para esta categoría así como el resto de los servicios, que hicieron posible la adaptación con sensibles variaciones del proyecto original.

    Nacido en Huelva en 1928, Eleuterio Población Knappe termina arquitectura en 1954 y en el mismo año ya realiza su primer proyecto hotelero en Fuengirola, Málaga, completado sólo diez años después la obra del Hotel Meliá Don Pepe. Con un énfasis especial en la funcionalidad, la modulación y el diseño del detalle constructivo, Eleuterio Población desarrolla desde su estudio de Madrid una labor profesional intensa y de alta calidad, en la que el uso hotelero ha ocupado un capítulo importante, habiendo construido más de treinta hoteles hasta el momento. Los complejos residenciales, edificios de oficinas y bancos ocupan junto con el uso hotelero la mayor parte de su obra construida.

    Ganador de multitud de concursos, miembro de la Fundación Antonio Camuñas y Académico de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, desarrolla también en momentos concretos de su carrera un compromiso con las instituciones colegiales, siendo presidente del COAM y consejero en el CSCAE. Solvencia profesional a partir de un desarrollo menudo del detalle constructivo, independiente de la gran escala de sus intervenciones, de un conocimiento de la estructura, las instalaciones y los materiales, el arquitecto consigue una obra sólida, sin cuestiones pendientes, que ya cuenta con muchos edificios protegidos, entre ellos el edificio Beatriz en la ciudad de Madrid.

    El hotel Meliá Don Pepe se ubica en primera línea de playa en el término municipal de Marbella, en un solar de 2.250 metros cuadrados con una topografía prácticamente horizontal. La normativa vigente en los años sesenta le obligaba a realizar el bloque perpendicular al mar, permitiendo únicamente las dos primeras plantas con su fachada principal paralela a la costa. El objetivo de esta normativa era que los edificios situados en primera línea no obstaculizaran las vistas a aquellos construidos en segunda o tercera línea. El argumento mantenido por el arquitecto es que la horizontalidad del terreno hacía que dichas vistas ya estuvieran comprometidas con las dos primeras plantas, apostando desde el principio por situar la construcción paralelo a la costa . El proyecto plantea un edificio compacto paralelo al mar, con dos primeras plantas que albergan los servicios comunes del hotel y otras siete plantas de habitaciones, con 32 habitaciones por planta. Su geometría es alargada, aunque evita una única geometría recta, creando un punto de inflexión curvo en el volumen. Este recurso evitaba la percepción de pasillos infinitos, estableciendo límites visuales en las galerías de las habitaciones tratándose de un recurso formal bastante habitual en el proyecto moderno.

    En las plantas de habitaciones se opta por colocar una sola línea de habitaciones con fachada hacia el sur, decisión que permite una ventilación cruzada norte-sur, minimizando el uso de la climatización en el edificio. Sólo en la zona de la curva el proyecto añade habitaciones individuales en la fachada Norte, definiendo de esta manera un volumen añadido, hacia la fachada de acceso. Dicha fachada Norte se resuelve con un alto grado de opacidad, en la que las habitaciones carecen de balcones. La fachada hacia el sur es en contraste totalmente abierta hacia las vistas y el soleamiento del sur, teniendo el elemento balcón como módulo básico de dicho plano. Los balcones enfatizan una lectura horizontal del edificio, direccionalidad avalada con una pérgola de hormigón que en segunda planta remata el volumen de las estancias comunes y marca el arranque de las plantas dedicadas a habitaciones.

    Los únicos usos que no se engloban dentro del volumen principal son una sala de fiestas y un bar que quedan vinculados a las distintas piscinas "de niños, nadadores y saltos-. Dada la horizontalidad del terreno y para no obstaculizar las vistas, la sala de fiestas se proyecta bajo rasante aunque con vistas hacia el mar aprovechando el cambio de pendiente justo en el comienzo de la playa, siendo la cubierta del bar, a base de paraboloides hiperbólicos los únicos elementos que emergen del volumen, volviendo a insistir en el uso de superficies curvas en el proyecto. El hecho de enterrar la sala de fiestas también le permitió establecer una conexión visual con el vaso de la piscina, que se resolvió con cristal aportando a la sala de fiesta un aire sumamente tecnológico y exótico tan en sintonía con el espejismo de modernidad y elitismo que estos complejos trataban de generar. El diseño de la jardinería se realizó junto con Antonio Martín y englobaba tanto las zonas de entrada, patios interiores de zonas de vestíbulo y jardines hacia el mar. En cuanto a las instalaciones, además de la consideración del control térmico antes comentada, una de las preocupaciones fue la instalación del saneamiento. Se trataba en los años sesenta de un problema generalizado y que el arquitecto resuelve con un sistema de depuración propio del hotel para las aguas residuales que luego eran vertidas al mar.

    El arquitecto se encargó así mismo del diseño de todos los elementos de forja, madera y metálicos que conformaban la totalidad de las carpinterías así como la decoración de las habitaciones y de los espacios comunes, elementos que en su totalidad tuvieron que realizarse artesanalmente debido a la inexistencia en estos momentos de elementos estandarizados de construcción.

    Con el Hotel Don Pepe, la cadena Meliá ofrece un producto hotelero dirigido a las élites europeas y con el que se pretendía crear una inercia en la calidad arquitectónica de los hoteles de la Costa del Sol. Es importante resaltar que tanto el arquitecto como el promotor apostaron con éxito por la modernidad como icono del hotel Don Pepe, símbolo de la élite y de la excelencia. Frente a las arquitecturas del espectáculo turístico guiados por una tematización en muchos casos kitsch, la solidez y modernidad de la propuesta arquitectónica del Don Pepe, que hoy se presenta aislada en el panorama hotelero de la costa, deben ser puestos en valor a partir de su catalogación y protección con el fin de evitar que estas arquitecturas ejemplares terminen por tematizarse y disolverse en el magma de la banalidad reinante.

    Fuente: LOREN MÉNDEZ, Mar, "Hotel Gran Meliá Don Pepe, Marbella, Málaga," Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea, Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 2007. Base de datos Patrimonio Inmueble de Andalucía

  • El hotel de viajeros Don Pepe se construyó para cubrir las demandas de alojamiento y confort de los turistas de alto nivel adquisitivo y social que comenzaban a afluir, en los primeros años de la década de los sesenta, a la naciente cosmopolita ciudad de Marbella.

    Construido sobre un terreno situado en el entonces extremo suroeste del núcleo malagueño y, hoy día, totalmenteinmerso en el casco, se protege de los vientos de terral por el macizo montañoso de Sierra Blanca, al tiempo que se sitúa a pie de playa.

    El edificio aparece como un bloque compacto situado paralelamente a la línea litoral y formado por un solo cordón de habitaciones. Está encaminado a sacar el máximo partido a la orientación, el soleamiento, las maravillas vistas y la ventilación natural. Así, la zona destinada a alojamiento está formada por dos alas rectas constituidas, cada una de ellas, por dos crujías: una delantera, más ancha, de habitaciones, y otra, trasera, de circulaciones. Ambas están unidas por un tercer tramoligeramente curvo, en el que aparece una tercera crujía que alberga una tira de siete habitaciones individuales por planta, más los núcleos de comunicación vertical y los servicios comunes de planta. De esta forma, se resuelve elegantemente el problema de la larga longitud de los pasillos, al tiempo que se cierra el espacio interior de la zona de piscinas y jardines.

    El edificio consta de doce plantas: una planta en sótano, destinada a garaje y servicios; dos plantas de gran superficie, que sirven de basamento al gran bloque de habitaciones y albergan las zonas comunes y de relación, así como tiendas, peluquerías y salas de reunión; siete plantas de habitaciones y un último nivel, retranqueado en su fachada sur.

    La compensada proyección de las plantas bajas, el contraste entre la rítmica sucesión de las terrazas de las habitaciones con sus particiones en la fachada sur y el tratamiento plano del alzado de acceso, el municioso cuidado en la elección de los materiales y las muy cuidadas zonas de jardines y playa le confieren su peculiar carácter, que se mantiene a lo largo de los años.

    Fuente: VV.AA. La Arquitectura del sol_Sunland architecture. Barcelona: Colegios Oficiales de Arquitectos de Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Murcia, Almería, Granada, Málaga y Canarias, 2002, p. 277.

Catalogación

Tipologías

Tipología Hoteles
Actividad Hostelería
Cronología 1961

Agentes

Nombre Población Knappe, Eleuterio
Figura Arquitecto
Actuación Proyecto
Año 1961
Nombre Calvente del Castillo, José L.
Figura Aparejador
Actuación Dirección de ejecución de obra
Año 1963
Nombre Delgado Jiménez, Pablo L.
Figura Aparejador
Actuación Dirección de ejecución de obra
Año 1963

Protección

  • Nivel 1. Edificio de Protección Integral. Categoría B (PGOU Marbella, 2010).

Información documental

  • LOREN MÉNDEZ, Mar, "Hotel Gran Meliá Don Pepe, Marbella, Málaga," Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea, Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 2007.
  • Ayuntamiento de Marbella. LOGGIA, GESTIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL, Plan General de Ordenación Urbanística de Marbella. Catálogo General del Patrimonio Urbano y Arqueológico Protegido. Hotel Don Pepe, 2005.

Información bibliográfica

Datos geográficos

Bing Ver en Bing Mapas
ETRS 89 UTM Zona 30N 329614.11715, 4041960.45084
SRC WGS 84 36°30'28.2"N 4°54'09.6"W

Más información

  • Web
  • Teléfono: 902 14 44 40