Entorno calle San Miguel

Inicio / N-340 / Ítems patrimoniales / Provincia de Málaga / Torremolinos / Secuencia de la Travesía de Torremolinos / Entorno calle San Miguel

Ítem número 14 de 20 en Secuencia de la Travesía de Torremolinos, Torremolinos


Tramo N-340. Travesía de Torremolinos
Travesía de la N-340 en Torremolinos. La construcción de la variante permitió eliminar el tráfico de paso y su paulatina conversión en viario urbano.
Anterior
Siguiente

Casa de María Barrabino
Buscar
Periodo
Anterior a la carretera
Relación con la carretera
Visible desde la carretera
Estado actual
Modificado
Estado de conservación
Pendiente
Accesibilidad
  • Dificultad de acceso: Bajo
  • Visita: Continua

Descripción

Así, como explicó el prof. García Manrique en uno de los primeros estudios que se realizaron sobre el fenómeno de la Costa del Sol, Torremolinos, estaba constituido antes de 1950 por pequeños núcleos de población, separados entre sí, sobre diferentes niveles del terreno, dejando su huella en la trama de la ciudad actual. En el nivel más alto, se asentaba el pequeño núcleo del Calvario que terminaba en un escarpe sobre otro nivel de 40 a 20 metros y a lo largo del cual estaba construida la calle de San Miguel que va descendiendo hasta los 20 metros. Esta termina a su vez, en un acantilado sobre el mar donde se alza el Castillo de Santa Clara, que divide en dos la Playa, la cual limita hacia el este con el escarpe. Hacia el este y hacia los dos lados del acantilado sobre el mar, se hallaba el núcleo antiguo de “Bajondillo”. Ya hacia el oeste del Castillo de Santa Clara, como hemos apuntado, sobre la orilla del mar, se alzaba la aldeíta de pescadores conocida con el nombre de La Carihuela. Al norte de este asentamiento se hallaba un caserío, llamado de Cucazorra, posteriormente sustituido este nombre por el de Montemar al ser adquirido por la Marquesa de dicho título, que fue donde hacia los años 50 surgió el turismo en su primera etapa.

El Calvario fue también base de un asentamiento poblacional en este mismo periodo, simulando un pueblo andaluz. La Calle de San Miguel, que es la principal del conjunto urbano, era donde antiguamente se asentaban los múltiple molinos harineros, que se movían con el agua de aquel nacimiento, citado ya por Madoz en su “Diccionario” y que dejaron de trabajar al utilizarse el manantial para otros usos, conduciendo sus aguas a la ciudad de Málaga. Aquí fue donde se instaló el centro comercial de Torremolinos.

[...]

Durante la ocupación musulmana y concretamente en el siglo XIV durante el reinado de los Nazaríes en que estos fueron Señores de Málaga (siglos XIII-XV), fue edificada la Torre de Defensa, situada al final de la calle de San Miguel que sería conocida en las ordenanzas de 1497 como “Torre de los Molinos” y más tarde de Pimentel, en honor a D. Rodrigo de Pimentel Conde de Benavente, que ayudó militarmente a los Reyes Católicos con 2000 caballos y 4999 peones en la Campaña de la Conquista de Granada y la Toma de Málaga en 1487. La torre tiene 12 ms. de altura y está fabricada en adobe de tierra. Posee caña cuadrangular con dos plantas y ventanas abiertas hacia el mar para poder vigilar la Costa y posee cubierta aterrazada. Se accede a ella a través de una escalera que sale al antiguo molino del Rosario. En la actualidad está bastante derruida internamente y agrietada en su fachada. Pero es uno de los monumentos de carácter histórico cultural que convendría restaurar.

La ciudad es nombrada por primera vez en 1489, en que después de conquistada Málaga por los cristianos, cuando se lleva a cabo el “Repartimiento” se habla de un lugar conocido como los “Molinos de la Torre” los cuales estaban movidos por las aguas de abundantes manantiales, en cuyas inmediaciones acamparon los Reyes Católicos con su ejército antes de llevar a cabo el Sitio de Málaga y fue entonces, cuando este lugar en concreto fue adscrito al territorio del ahora Municipio de Alhaurín de la Torre. En 1502 pasaría a ser gobernada por Málaga con el nombre de “Torres de Pimentel”, como reconocimiento al citado D. Rodrigo, a quien los Reyes Católicos otorgaron parte de estas tierras, por su colaboración y contribución con hombres, caballos y pertrechos, a la Toma de Málaga.

En 1763 se inició la construcción de un Castillo que se llamaría de Santa Clara, situado en las colinas cercanas a Montemar, con el fin de defender no solo la industria de los Molinos, sino a los barcos que cruzaban frente al muelle. Dicho Castillo disponía de cuarteles para la caballería e infantería, viviendas, almacenes, capilla y una batería de cañones de 24 libras, cuyo alcance se adentraba en el mar una legua, casi 6 km. Los restos de esta fortaleza se conservan en la parte alta de Montemar, conocida como la “Batería”. Precisamente poseemos el plano donde se representa esta Fortificación y la explicación de los elementos que la componen.

Torremolinos permaneció como Municipio independiente hasta 1924, fecha en que se unió a Málaga, hasta que después de un movimiento popular de sus habitantes se consiguió la segregación, constituyéndose nuevamente en municipio independiente, el 27 de septiembre de 1988. Las playas más importantes de Torremolinos, que fueron una de las atracciones fundamentales de la llegada del Turismo Internacional, son las de La Carihuela, Montemar, El Bajoncillo, El Lido y El Calvario.

Sobre el centro urbano de Torremolinos tenemos un plano de 1896 donde también se representan sus barrios de La Carihuela y el Castillo. Es un trabajo topográfico realizado por el topógrafo 3º D. Federico Soler y fechado en Málaga el 14 de agosto de 1896, conformado por dos hojas. En el se destaca la composición del núcleo urbano, que se desarrolla desde la zona baja del litoral, ascendiendo en pendiente pronunciada constituida por la Calle del Calvario, hasta llegar a la altura máxima donde se sitúa, la Plaza de San Miguel, y en uno de sus extremos se alza la Iglesia Parroquial también dedicada a dicho santo. Desde la zona trasera de la Iglesia arranca la Cuesta del Bajondillo, que permite enlazar con el Callejón del Peligro, situado junto a una zona de huertas y descender por allí hasta la Playa. En este periodo existían algunas calles más, como la Calle del Hoyo, la del Cortijuelo y el Callejón del Molinillo, pero realmente el núcleo principal eran el Calvario y, sobre todo la Calle de San Miguel.

En la actualidad se consideran Bienes de Interés Histórico y Cultural los siguientes monumentos y Sitios: Torre de Pimentel, Barriada de La Carihuela, Barriada del Castillo; zona de Los Pinares, Zona de Los Manantiales (donde estaban los antiguos Molinos), Molino del Inca, Ermita de San Miguel.

Fuente: Marín Fidalgo, Ana. Análisis histórico. En GARCÍA VÁZQUEZ, Carlos; LOREN MÉNDEZ, Mar (dirs.). Costa del Sol: arquitectura, ciudad y territorio. Sevilla: Consejería de Vivienda y Organización del Territorio, 2006-2008, p. 71-74.

Catalogación

Información bibliográfica

Datos geográficos

Bing Ver en Bing Mapas
ETRS 89 UTM Zona 30N 36.623314, -4.498596
SRC WGS 84 36°37'23.9"N 4°29'55.0"W